Registro    Mi perfil
Home Blog Qué es Velaporti El poder de la oración Manual de oraciones Ayuda (FAQ)
Blog
Confianza en nuestro Padre
Juan Uribe
Una de las más grandes manifestaciones de la fe es la confianza en Dios; estar seguros y convencidos de que Él es un Padre bueno, y no un Padre distante. Hablo de un Padre que está siempre conmigo, siempre a mi lado, que nos ama a ti y a mí –con nombre y apellido-, que nos dará lo que le pidamos, siempre y cuando sea bueno para nosotros. Bueno para nosotros de cara a lo realmente importante: nuestra salvación.

“Pedid y se os dará; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá… O ¿Quién de vosotros si su hijo le pide un pan le dará una piedra? O si le pide un pez ¿Le dará una serpiente? Pues si vosotros que sois malos, sabéis dar a vuestros hijos cosas buenas, ¡Cuánto más vuestro Padre celestial dará cosas buenas a quien se las pida!” (Mt 7, 7-12)

Hoy se habla de enfermedades muy frecuentes como la depresión, la angustia, el estrés, etc. Todo esto es causado porque el ser humano es –casi por naturaleza– prepotente y soberbio, y sólo confiamos en lo que hagamos nosotros mismos. Buscamos a Dios cuando ya no hay otra salida, pero antes lo hemos emprendido todo confiando en que somos capaces de lograrlo. Cuando nos vamos dando cuenta de que no podemos lograrlo solos, nos invade la angustia, la ansiedad y el temor, que no es otra cosa que se está hiriendo gravemente nuestra soberbia.
 
Todas nuestras acciones las tenemos que emprender con Dios a nuestro lado. Sólo la presencia de mi Padre en esta empresa hará posible su triunfo. Recordemos que cada uno de nosotros puede sembrar lo que quiera, pero sólo Dios puede hacer germinar y crecer. Sin Él nada podemos. Tenemos que tener la humildad necesaria para ser conscientes de que lo necesitamos a Él para tener éxito, que necesitamos a nuestro Padre amoroso, cercano y amigo a nuestro lado. "[...] sin mí nada podéis [...]” (Jn 15, 5-6) Fíjate que Jesús no dice que sin Él podremos lograr muy poco. Claramente dice "nada podréis".
 
Cuando creamos que las cosas no están sucediendo como deseamos o necesitamos que sucedan, cuando creamos que todo está perdido, cuando creamos que ya no hay esperanza, repitamos: "Jesús confío en ti, Jesús confío en ti, Jesús confío en ti…", y verás grandes milagros. Dios te lo promete por su Amor de Padre.
 
Hay una manera muy sabia de pedirle cosas a Dios: Jesús, por favor, concédeme  todo lo que yo no te sé pedir. Sólo Tú, en tu infinita sabiduría, sabes que es lo mejor para mí, sabes que es lo mejor para resolver este problema… me entrego a tus brazos. 

“…Vuestro Padre celestial ya sabe que las necesitas. Busca primero el Reino de Dios y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura” (Mt 6, 32-34)

Confiémonos a Dios, llenémonos de amor y pidámosle a Él las cosas con la certeza de que si son para nuestro bien llegarán.
 
Dios es Dios y por más que nos esforcemos nunca podremos comprenderlo. Muchas veces yo planeo las cosas y al final salen de otra forma. Yo le pido a Dios para que tal cosa suceda y al final no sucede… Ten fe, tú Padre sabe qué es lo mejor para ti. Todo tiene un sentido. No tratemos de cuestionar a Dios. No tratemos de entender siempre las razones de Dios. Dios siempre estará haciendo lo mejor para mí. Sin doble intención.

Comentarios
Ultimos post
Buscar post
Álex Rosal
xuser
El 100% del dinero recibido en esta web es destinado a la formación de seminaristas y a la promoción de las vocaciones sacerdotales entre las obras y apostolados del Regnum Christi en España. Términos legales / Política de privacidad / Sugerencias